POEMAS CRISTIANOS


Agradecimiento

 

Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo:
un tiempo para nacer, y un tiempo para morir;
un tiempo para plantar, y un tiempo para cosechar;
un tiempo para destruir, y un tiempo para construir; un tiempo para llorar, y un tiempo para reír;
un tiempo para estar de luto, y un tiempo
para saltar de gusto;
un tiempo para esparcir piedras, y un
tiempo para recogerlas; un tiempo para abrazarse,
y un tiempo para despedirse;
un tiempo para intentar, y un tiempo para desistir;
un tiempo para guardar, y un tiempo para desechar; un tiempo para rasgar, y un tiempo para coser;
un tiempo para callar, y un tiempo para hablar;
un tiempo para amar, y un tiempo para odiar;
un tiempo para la guerra, y un tiempo para la paz.
"

Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo:

un tiempo para nacer, y un tiempo para morir;
un tiempo para plantar, y un tiempo para cosechar;
un tiempo para matar, y un tiempo para sanar;
un tiempo para destruir, y un tiempo para construir; un tiempo para llorar, y un tiempo para reír;
un tiempo para estar de luto, y un tiempo
para saltar de gusto;
un tiempo para esparcir piedras, y un
tiempo para recogerlas; un tiempo para abrazarse,
y un tiempo para despedirse;
un tiempo para intentar, y un tiempo para desistir;
un tiempo para guardar, y un tiempo para desechar; un tiempo para rasgar, y un tiempo para coser;
un tiempo para callar, y un tiempo para hablar;
un tiempo para amar, y un tiempo para odiar;
un tiempo para la guerra, y un tiempo para la paz.
"

                                                       Eclesiastés 3:1-8

 




Estoy en deuda contigo 

 

 

Estoy en deuda contigo,  
cruz de los brazos abiertos,  
merodeante de mis viñas  
sembradas de sueños tiernos. 
Y de tanto agradecerte,  
se encuentra mi ser poseso  
de unas ansias de morir  
a pesar de estar ya muerto.  
Muerto a golpes de cariño,  
de caricias y de besos,  

de misericordia y gracia,
de bálsamos y consuelo.
¡Cuánto has hecho por mi vida!
¡Cuán obligado me siento
a estar por siempre de hinojos
ante tus brazos abiertos!

Cruz de las siete palabras:  
eres más que una señal  
o algo que cuelga en el pecho.  
Eres el gran compromiso  
con la vida, que hace un muerto.  
Estoy en deuda contigo,  
cruz que recibes mi cuerpo.  
Eres campo de batalla  
Y eres a la vez el lecho  
donde sueñan mis antojos  
sus ansias de sueño eterno.  
¡Clávame en ti con tus clavos!  
¡Traspásame con el hierro  
de adhesiones eternales,  
cruz de los brazos abiertos!

 

J. Alfonso Lockward 


 

Atiende mi Oración


Hoy que estoy triste

y que la mente vaga en

la nube del tiempo,

déjame decirte que te quiero.  
Déjame reafirmar que solamente
 buscaré ser tu siervo.
Que nada me interesa en esta tierra,
que nada intento ser sin ti.

  Señor, ahora que retuerce
mis telas interiores la tristeza,

escucha mi oración.
Te hablo desde el fondo del pez
que me ha tragado
y en este fango de cisterna rota,
sin llanto y sin canción,

con todas mis entrañas
yo te alabo.
  Yo te alabo, Señor,
unque esté triste.
Vacío de saber,
lleno de nunca,
lanzo el alma a tu cielo.

Quiero que sepas
que mi amor es tuyo
Ayer, cuando fui,
Ahora cuando estoy
Y mañana cuando no sé.

J. Alfonso Lockward




 ¿Tienes algun poema que desees agregar a nuestro blog?

Escribenos a
somosherenciaescogida@hotmail.com